Daniel Viglietti resalta la obra revolucionaria de Mario Benedetti

Por Jorge Luna

Montevideo, 14 sep (PL) De Mario Benedetti recibí, sin que se lo propusiera, incontables lecciones de ética y estética, afirmó hoy el destacado cantautor uruguayo Daniel Viglietti.

Amigo y colaborador del autor de La Tregua y Gracias por el fuego, entre muchas otras obras, dijo que Benedetti (1920-2009), es “un ejemplo de intelectual revolucionario”.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina con motivo de cumplirse hoy el 95 aniversario del natalicio del destacado escritor, poeta y ensayista, Viglietti subrayó que su obra constituye un desafío.

Para las nuevas generaciones de uruguayos, de latinoamericanos, la obra de Mario, a través de tantos géneros diferentes, sigue naciendo y desafiándonos a nuevas interpretaciones de lo que nos dejó creado por su pluma, dijo.

Benedetti publicó siete novelas, la última fue “Andamios” (1996), 30 poemarios, 17 ensayos, 10 libros de cuentos, cuatro obras de teatro y ocho discos. La obra del miembro de la dnominada Generación del 45, suma más de 80 libros, varios de ellos traducidos a una veintena de idiomas.

En 1978, Benedetti y Viglietti estrenaron su recital “A dos voces” en México y, en 1985, lo hicieron en Argentina y Uruguay. Tras ese éxito, se presentaron en numerosos escenarios del mundo, con versos y canciones comprometidas con los pueblos latinoamericanos.

En 1985, ese diálogo a dos voces fue editado en un disco de vinilo, con un segundo volumen en 1987 y varias reediciones a partir de 1994.

Haber compartido una época muy cerca de Mario Benedetti, haber trabajado con él en nuestros recitales “A dos voces”, ha sido para mí una experiencia intensísima de aprendizaje humano y cultural, sostuvo Viglietti.
Haber sido su amigo, es un verdadero privilegio, subrayó.

Multifacético, Benedetti trabajó en revistas literarias y políticas del Uruguay y el exterior, fue académico en la Universidad de La República y representante del Movimiento 26 de Marzo en la Mesa Ejecutiva del Frente Amplio en 1971.

Tras el golpe de Estado de 1973, debió viajar a Argentina, luego a Perú, Cuba y España. En total, vivió 10 años de exilio (hasta 1983), separado de sus familiares.

La obra de Benedetti fue laureada en numerosos países. En La Habana, donde trabajó en la Casa de las Américas, recibió la Orden Félix Varela y la Medalla Haydeé Santamaría, otorgados por el Consejo de Estado de Cuba, entre otros homenajes.

La Fundación Mario Benedetti recuerda hoy la fecha con un acto público en el que anunciará el Premio Internacional Mario Benedetti a la lucha por los Derechos Humanos y la Solidaridad.