Militares amotinados en Bolivia declaran pausa en sus protestas

La Paz, 28 abr (PL) Los suboficiales y sargentos de las Fuerzas Armadas bolivianas en rebeldía desde la semana anterior mantienen hoy una pausa en sus reclamos, en espera de una reunión con el presidente Evo Morales para plantearles sus reclamos.

El vocero de los amotinados, Eloy Cartagena, adelantó que durante la jornada no regresarán a sus puestos, pero tampoco volverán a la calle, en tanto abogó por un encuentro de apenas 10 minutos con el jefe de Estado para que conozca sus demandas.

El Presidente escucha “a los cocaleros, a los mineros y a otros sectores, por eso también esperamos que escuche nuestras razones sobre por qué estamos en las calles”, destacó Cartagena.

Sin embargo, las posibilidades de que haya una negociación parecen nulas, porque desde la semana pasada tanto el vicepresidente, Alvaro García Linera, como la ministra de Comunicación y vocera presidencial, Amanda Dávila, remitieron a los insubordinados a cumplir con la cadena de mando para sus reclamos.

“Fuera de la cadena de mando nada. Hagan lo que hagan, nada será oído, porque oír a quien rompe la cadena de mando es estar rompiendo la Constitución”, sentenció entonces García Linera, quien llamó ayer a los involucrados en las protestas a regresar a sus lugares habituales.

El vicepresidente, sin embargo, no aclaró si en la invitación al retorno se encontraban los 702 suboficiales y sargentos que fueron dados de baja de las Fuerzas Armadas por el Comando General el pasado jueves, como respuesta al conato de sedición.

Por otra parte, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, sostuvo tener la impresión “de que una gran parte de los suboficiales y sargentos han sido absolutamente desinformados, han sido manipulados, han sido engañados”.

Quintana, quien perteneció a las Fuerzas Armadas, insistió en que los amotinados fueron influenciados “por el interés de un grupo que ha pretendido tener privilegios políticos y que en un momento electoral pretende tener espacios de poder, espacios de decisión política, y los suboficiales y sargentos han caído en la trampa”.

Según Cartagena, para mañana deben sumarse representantes de los departamentos de Oruro, Santa Cruz y Beni con la intención de protagonizar una marcha en la cual estarán involucrados también los familiares, y para la que persiguen el respaldo de las organizaciones sociales.

La Central Obrera Boliviana, no obstante, adelantó desde inicios de la sedición que está de parte del Gobierno y que no apoyará las demandas de los suboficiales y sargentos, en tanto el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, alegó que hay personas ajenas al cuerpo involucradas en las protestas, incluso con financiamiento.

Los suboficiales y sargentos demandan el derecho a estudiar en la Escuela Militar de Ingeniería, disfrutar al igual que los oficiales de los casinos de las unidades militares y por tener igualdad en el acceso al seguro médico, exigencias que, según Saavedra, fueron resueltas o van camino de resolverse.