FAO y Unesco firman acuerdo en lucha contra el hambre

La FAO y la Unesco firmaron en Chile un acuerdo para apoyar a los países de América Latina y el Caribe a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible relativos a la erradicación del hambre y al acceso a la educación.
Según una nota divulgada por la la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), esta agencia y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), diseñaron una estrategia de trabajo conjunto.
Esta tiene el objetivo de fortalecer la educación alimentaria y nutricional, y promover su integración en las políticas públicas de las naciones de la región.
El acuerdo, suscrito por la Oficina Regional de FAO y la de la Unesco, busca la seguridad nutricional y alimentaria entre niños, niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe.
Según el documento, ambas agencias de ONU impulsaran iniciativas, políticas y programas que contribuyan a mejorar la educación para la salud, fomentando el bienestar de los niños y niñas en edad escolar de la región a través de una mejor alimentación y nutrición.
Actualmente hay en el área 5,9 millones de infantes que se encuentran afectados por la malnutrición, no obstante el retroceso registrado por ese flagelo desde un 24,5 en 1990 a un 11 por ciento en 2016.
Aún más grave que lo anterior es la situación del sobrepeso infantil, que se ha transformado en un grave problema de salud pública en América Latina y el Caribe: el siete por ciento de los menores de cinco años tiene ese problema.
De acuerdo con el representante Regional de la FAO, Julio Berdegué, que 3,7 millones de niños y niñas sufran sobrepeso en la zona es algo inaceptable. Estamos poniendo el riesgo el futuro de toda una generación de latinoamericanos y caribeños, sostuvo.
Señaló además que el área debe realizar el mismo esfuerzo que le permitió mejorar los índices de desnutrición infantil crónica y aguda, para enfrentar la obesidad y el sobrepeso, y que la FAO y UNESCO trabajarán para que los gobiernos lo asuman como una prioridad.