22.8 C
Santiago de los Caballeros
domingo, julio 3, 2022

Amber Heard y la muerte del #MeToo

ArteAmber Heard y la muerte del #MeToo

Si Johnny Depp se impone de alguna manera en el juicio contra su ex esposa, cabe esperar demandas similares contra otras mujeres que dicen haber sobrevivido a abusos

Por Michelle Goldberg

Hay ambigüedades en el sórdido conflicto entre los actores divorciados Johnny Depp Amber Heard, pero algunas cosas están claras.

Depp envió un mensaje de texto a un amigo diciendo que quería matar a Heard y luego tener sexo con su cadáver quemado para asegurarse de que está muerta. Hay un vídeo en el que se ve a Depp destrozando los armarios de la cocina mientras Heard intenta calmarlo, diciendo en un momento dado: “¡Lo único que hice fue decir ‘lo siento’!”. En una grabación de audio, ella le dice que vaya a apagar sus “cigarrillos con otra persona”, y él respondió: “Cállate, culo gordo”.

Admitió haberle dado un cabezazo, aunque dijo que fue un accidente. Cuando Heard acudió al juzgado para conseguir una orden de alejamiento por violencia doméstica contra Depp, tenía un moratón en el pómulo de donde dijo que él le había lanzado un teléfono.

En 2018, el periódico británico The Sun calificó a Depp de “golpeador de esposas”, y él lo demandó por difamación. Probar la difamación es mucho más fácil en Gran Bretaña que en Estados Unidos, porque allí la carga de la prueba recae en el demandado. Depp perdió el caso. Un juez, evaluando 14 incidentes de supuestos abusos de Depp Heard, encontró que 12 de ellos habían ocurrido y concluyó que las palabras de The Sun eran “sustancialmente ciertas.

Ahora Depp ha demandado a Heard en Virginia por 50 millones de dólares, alegando que lo difamó cuando se describió a sí misma, en un ensayo de opinión del Washington Post que no mencionaba a Depp, como “una figura pública que representa el abuso doméstico”. Su caso parece absurdo, ya que incluso si fuera totalmente inocente, el veredicto británico era bien conocido, y Heard se refería a lo que ella simbolizaba, no a lo que supuestamente sufrió. (Ella está contrademandando por 100 millones de dólares).

Si Depp se impone de algún modo, cabe esperar demandas similares contra otras mujeres que dicen haber sobrevivido a abusos. El cantante Marilyn Manson ya ha presentado una demanda por difamación contra su ex prometida Evan Rachel Wood, una de las varias mujeres que le han acusado de violencia sexual.

Pero Depp no necesita tener éxito en los tribunales para conseguir sus fines. En un correo electrónico de 2016 a su antiguo agente, Christian CarinoDepp escribió que Heard estaba “rogando por una total humillación global”. Ahora este juicio televisado ha dado lugar a una explosión de odio y burla dirigida a ella. La volátil actriz -que en ocasiones se mostró violenta con Depp, y que nunca cumplió la promesa de donar todo su acuerdo de divorcio a la caridad- está muy lejos de ser una víctima perfecta. Eso la convirtió en el objeto perfecto de una reacción al #MeToo.

En Internet, hay un nivel de acoso a escala industrial dirigido a Heard que avergüenza a todos los ataques anteriores en las redes sociales. En TikTok hay innumerables vídeos en los que se ataca a Heard; el miembro de ‘NSyncLance Bass, se sumó a la tendencia de recrear su testimonio de forma burlona. Una marca de maquillaje incluso participó en el tumulto anti-Heard, publicando un vídeo en TikTok para contradecir la descripción de su abogado sobre cómo cubría los moratones. Mientras tanto, todas las plataformas parecen estar llenas de memes a favor de Depp. “¿Por qué parece que todo Internet es del equipo de Johnny Depp?”, decía un titular de Vice.

Pero no es sólo Internet. “Creed a todas las mujeres, excepto a Amber Heard”, bromeó recientemente Chris Rock. Un sketch de “Saturday Night Live” del pasado fin de semana convirtió una de las acusaciones más descabelladas de Depp contra Heard en un sketch, tratándola a ella como una figura ridícula y a él como un encantador bribón.

Esto no significa que el caso sea del todo sencillo. Heard ha admitido haber golpeado a Depp, y ha sido grabada insultándole y menospreciándole. El consejero matrimonial de la pareja testificó que se dedicaban al “abuso mutuo”, diciendo de Heard: “Era un punto de orgullo para ella, si sentía que le faltaban el respeto, iniciar una pelea”.

Algunos expertos en violencia doméstica consideran que el maltrato mutuo es un mito, argumentando que aunque ambos miembros de una relación tóxica pueden comportarse de forma terrible, uno suele ejercer el poder sobre el otro. Pero incluso si se cree que Heard actuó de forma inexcusable, la idea de que ella fuera la principal agresora -contra un hombre más grande y con muchos más recursos que fue grabado maldiciendo por atreverse a hablar de forma “autoritaria”- desafía la lógica.

De hecho, uno de los detalles más salaces del juicio -el que se ha utilizado para mofarse de Heard en todos los medios de comunicación- podría encajar fácilmente en una historia de victimización. Depp, como ya sabrás, acusó a Heard o a uno de sus amigos de defecar en su cama como acto de venganza, y su guardaespaldas dijo que ella había confesado una broma que salió mal. Heard declaró que uno de sus perros, incontinente desde que se comió la marihuana de Depp cuando era un cachorro, ensució la cama. “No fue un momento realmente jovial, y no creo que eso sea divertido, y punto”, dijo. “Es asqueroso”.

Si está diciendo la verdad, uno tiene que maravillarse de lo mucho que Depp y su equipo han manchado su nombre. Cuando Depp testificó, los hashtags #AmberTurd (Amber Defecada) y #MePoo (Yo popó) se dispararon en internet. La imagen de Heard, una mujer cuya marca es ser una bomba de glamour rubia, está ahora vinculada, quizás de forma permanente, a los excrementos. Si no es una psicópata, es la víctima de un verdadero y sádico golpe de reputación.

Vale la pena señalar que en 2020, Bot Sentinel, un grupo que rastrea la desinformación y el acoso en línea, fue contratado por los abogados de Heard para analizar la campaña en las redes sociales contra ella. “Todo el mundo piensa que cualquier actividad contra ellos son bots o lo que sea”, me dijo el fundador del grupo, Chris Bouzy. Pero en este caso, algunas lo eran: Bouzy calculó que había 340 cuentas de Twitter “no auténticas” dedicadas a difamar a Heard y a amplificar las peticiones que pedían que la despidieran de sus trabajos como actriz y modelo. “Un pequeño número de cuentas puede dirigir las conversaciones en Twitter”, dijo.

Sin embargo, aunque los trolls y los bots hayan contribuido a alimentar la manía contra Heard, es evidente que hay mucha gente real que participa en ella. Algunos son fans obsesivos de Depp; como escribió Kaitlyn Tiffany en The Atlantic, hay una historia de comunidades online que se fijan “en las teorías de que los objetos masculinos de su fanatismo estaban siendo manipulados y torturados por parejas románticas femeninas menos famosas”.

Sin embargo, parece haber un frenesí misógino más amplio, propio del momento profundamente reaccionario que estamos viviendo“¡¡¡Se va a dar de bruces contra la pared!!!”, escribió Depp en el correo electrónico a Carino. Parece que conocía a su público.

(C) The New York Times.-

Tambien te puede interesar